Parque Natural de la Geria

Nadie se puede imaginar que en el suroeste de la isla de Lanzarote, en el municipio de Yaiza y bordeando por su cara este el Parque Nacional de Timanfaya, pueda encontrarse una zona vinícola de renombre mundial llamada la Geria.

Su entorno conforma una de las estampas paisajísticas más imponentes de Canarias.

Es un paraje natural protegido que ocupa una superficie de 5.255,5 hectáreas que resulta singular y embriagador por la gran extensión de cenizas volcánicas que bañan todo este escenario. Sorprende que este desvastado trozo de territorio se haya caracterizado por el cultivo de viñas en hoyos excavados en las propias cenizas volcánicas, donde la sabia mano del hombre las protegió del viento a través de pequeños muros semicirculares de piedra. De hecho, constituye la mayor superficie de cultivo de vid de Lanzarote. Un territorio tan seco, que se beneficia del contraste de temperaturas y de humedad que garantizan año a año la mejor uva, que acabará en los sabrosos caldos de malvasía de Lanzarote. Su senda es perfecta para una ruta de vinos.

De apariencia inhóspita, La Geria no se entiende sin las tradicionales parras. Por consiguiente, es sinónimo de vino. Las bodegas circundan todo el valle natural.



fotos