GRECIA 1998

El corazón de la Odisea es el relato que hace Ulises de sus aventuras y sus infortunios delante de los feacios, que lo escuchan asombrados y atónitos, agradecidos a ese extranjero que les trae noticias de un mundo exterior del que ellos no saben nada.

Ulises y Eneas no son sólo héroes, sino también narradores, su heroismo personal es inseparable de su voluntad de contar y lo que los otros admiran en ellos, aparte de los actos, son las hermosas palabras que tienen la virtud de invocar lo que ellos han visto y han vivido, lo que permanecerá desde entonces en la imaginación de quienes escucharon convertidos también en viajeros sedentarios.

Lo que los griegos le pedían a la Odisea y los romanos de la Eneida, es lo mismo que los musulmanes de la Edad Media buscaban en las aventuras de Simbad o en las crónicas prodigiosas, y no mucho menos fantásticas, del viajero  Ibn Batouta y también lo que cualquiera de nosotros desea encontrar en un libro de viajes, o en las cosas que cuenta un amigo recién regresado de algún lugar lejano.

Ojalá lo encuentres tu en estas fotos, aunque en ningún momento intento emular a los clásicos, ni mi intelecto me permitiría siquiera copiarlos. Yo solo me limito a presentaros lo acontecido, la vivencias y mis sentimientos en ese momento, para que el tiempo no desgaste la memoria de los bellos instantes vividos.

Ruego perdoneis la calidad de las fotos de Grecia, pero es que son unas diapositivas escaneadas hace mucho tiempo y por aquel entonces los pasos de material fotográfico a digital dejaban mucho que desear. Gracias