CEUTAS MEXICANAS (Sinaloa-México 2002)

No es nuevo para nadie el que muchas ciudades españolas tengan una o varias homónimas en el continente americano y sirva como ejemplo los topónimos Madrid (EEUU), Córdoba (Argentina), Santiago o Linares (Chile), Trujillo (Venezuela), Guadalajara (Mëxico), Melilla (Cuba), etc.

La posibilidad de encontrar alguna población con el nombre de Ceuta en Latinoamérica, motivó hace muchos años que me plantease la necesidad de investigar al respecto.

Lo cierto es que al principio fue un trabajo arduo y poco gratificante. No encontrabamos nada, la contestación a las misivas que enviábamos por correo postal se eternizaban o sencillamente quedaban sin respuesta.  Las embajadas admitían su impotencia para poder informarnos y la investigación en los archivos históricos o militares no nos aportaban casi nada al respecto.

La casualidad quiso que un amigo ceutí residente en Caracas (Venezuela) nos trajera en uno de sus viajes (mas como detalle anecdótico que con finalidad investigativa) un recorte de un periódico venezolano en el que se hablaba de una población palafítica en el Lago Maracaibo que se llamaba Ceuta y en el que en blanco y negro, se podía "adivinar " mas que apreciar, una fotografía de lo que parecía ser una parnorámica de nuestra homónima venezolana.

Esto hizo redoblar mi interés por el asunto y remití una serie de escritos a los estamentos venezolanos solicitándoles todo tipo de información y fotografías, pero continuaron con la "callada por respuesta".

Hay que reconocer que estoy hablando de hace más de treinta y cinco años y entonces las comunicaciones eran muy deficientes. Una carta a cualquier capital de América, podía tardar en llegar a su destino entre dos y tres meses como mínimo y no digamos el llamar por teléfono... en la mayoría de las ocasiones ni siquiera había conexión con la población deseada.

Hace unos pocos de años, con la mejora de las comunicaciones y la irrupción de internet, pude redoblar mis esfuerzos investigativos. Los contactos se multiplicaron como por encanto y un aluvión de datos comenzaron a llegar a tal velocidad que no daba abastos para poder procesarlos. 

Contraria a lo que muchos puedan creer, el descubrimiento de las Ceuta mexicanas se produjo como resultado de una investigación realizada en el Archivo de Indias (Sevilla) acerca de un general español de origen ceutí llamado Alejo García Conde, en cuya hoja de servicios se hablaba de la batalla de San Ignacio, cerca de una pequeña población llamada Ceuta en el estado de Sinaloa en la costa del Pacífico (México).

En el año 2002 viajaría al muncipio de Elota en el estado de Sinaloa con la intención de conocer personalmente y cotejar fidedignamente todos los datos que hasta entonces tenía, para ello que conté con la inestimable ayuda de un paisano ceutí Vicente Martinez  Martos, que vive en la población de Guaymas (unos dos mil kilómetros más al norte, en el estado de Sonora) y la  del Presidente Municipal del municipìo de Elota.

De este viaje localizaría y visitaría las poblaciones de "Ceuta", "Ceuta vieja"," Abuya y Ceuta 2", así como otra llamada "Abuya y Ceuta II". También constataría la existencia de una "Playa Ceuta" y una "Bahía Ceuta", así como de un campamento tortuguero (para el rescate de la tortuga golfina o boba) llamado "Campamento tortuguero Playa Ceuta".